Poder personal

Ataques de Pánico

Ataques de Pánico


Palpitaciones del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca, sudoración, temblores en el cuerpo, sensación de falta de aire, sensación de atragantarse, opresión en el pecho, náuseas o molestias abdominales, inestabilidad, mareo o desmayo, sensación de irrealidad, miedo a morir, sensación de adormecimiento u hormigueo y escalofríos, son los síntomas de un Ataque de Pánico o Crisis de Angustia.

El solo hecho de pensar en un momento así suena espantoso, vivirlo en carne propia puede ser verdaderamente aterrador, de hecho algunas personas llegan a confundir los síntomas con un ataque al corazón en el que piensan que van a morir y de pronto de 10 a 30 minutos simplemente desaparece dejando una sensación muy confusa y con mucho miedo de que pueda repetirse, lo cual puede ocurrir o no en los días o meses siguientes.

Esto por supuesto conlleva mucha angustia, inseguridad y miedo, lo cual puede afectar de manera significativa la calidad de vida en todos sentidos (familiar, laboral, social).

Una de las formas más comunes para evadir un nuevo ataque es la evitación como defensa, ya sea de lugares, situaciones, espacios, etc. que se relacionen con la simple posibilidad de una crisis, lo que puede derivar en una dependencia y/o aislamiento severo en las personas que lo experimentan.

Algunos tips prácticos:

1. ¿Me estoy volviendo loco? ¡NO! Las causas de estos ataques pueden deberse a muchos factores, ya sean biológicos, psicológicos y/o sociales como el estrés y ansiedad cada vez más comunes en la actualidad. Es importante que sepas que no eres el único que lo vive.

2. Ayuda profesional: El soporte de un psiquiatra o psicólogo es muy pertinente ya que con un adecuado proceso existe una alta posibilidad de recuperación.

3. Compártelo: es posible que sientas vergüenza de vivir estas crisis, sin embargo participarlo con personas de tu absoluta confianza puede hacerlo mucho más llevadero.

4. Relájate: Busca realizar actividades que te relajen y disminuyan el estrés y ansiedad con la que vives. Tal vez te funcione visitar lugares tranquilos como un bosque o hacer ejercicio que te calme.

5. ¿Puedo ayudar? Si conoces o estas cerca de alguien que experimente un ataque lo que puedes hacer es: cerciorarte de que no se cause ni cause daño a otros, pedirle que respire profundamente, que te mire a los ojos y asegurarle con voz firme, y cálida “No te vas a morir, no estas solo, yo estoy contigo, ya has superado momento difíciles antes, hazlo esta vez igual” y acompañarlo respetuosamente hasta que la crisis termine.

6. ¿Qué es lo radical aquí? Con la ayuda adecuada buscar cuales son los detonantes que provocan los ataques y al conocerlos controlar los síntomas que le siguen y de esta manera retomar paulatinamente las actividades de la vida cotidiana.

Si quieres ahondar en la solución, comienza el curso on line que encontrarás en esta misma página.

Si quieres recibir nuestro contenido en tu correo, regístrate a continuación.

Terapia Radical®
Nosotros, estamos contigo.



Registro rápido con Facebook

Autor:




Psict. Vanesa González

Psicóloga y Psicoterapeuta por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestalt SC en Enfoque Centrado en la Persona y Psicoterapia Gestalt.

Tiene especialidades en Parejas, Pérdidas, Sueños y Sentimientos entre otras.

Experiencia de más de 10 años en consultorio.



Tu Poder Subconsciente
Precio Normal $1,090.00 MX
- Oferta $397.00 MX - Promoción termina en 6 días

Blogs relacionados

7 tips para vencer la timidez
Consecuencias de No Enfrentar tus Problemas
5 Elementos Básicos en PNL
Aprende a decir NO
Cómo manejar la frustración