Padres muy padres

10 Formas de Mal Educar a tus Hijos

10 Formas de Mal Educar a tus Hijos

¿A quién no le ha tocado una de esas agradabilísimas ocasiones de encontrarse con un niño mal educado?

Seguramente hay padres que no saben qué es eso, pero se caracterizan por gritar sin control en los restaurantes o lugares cerrados, por hablar al tú por tú a sus mayores y poner en vergüenza a sus padres (merecidamente por cierto) en lugares públicos.

Dan ganas de poner una cinta adhesiva en su boquita y amarrarlos hasta que nos vayamos del lugar no a causa de ellos, sino de la mala educación ejercida por sus papacitos…

Te doy 10 maneras de mal educar a tus hijos si lo que quieres es echarles a perder el futuro:

1. Déjalo hacer lo que quiera. Ni te preocupes, tu deja que haga lo que le venga en gana, cuando le venga en gana en donde le venga en gana.
2. No le pongas atención. Tus deseos de ir con tus amigos o amigas, tus prioridades personales, tu trabajo y todo lo que tenga que ver contigo y suene a buen pretexto, te pueden quitar la responsabilidad de no darle a tus hijos el tiempo que requieren para su desarrollo. Sigue el consejo “tiempo de calidad, no cantidad” que es una absoluta utpía.
3. Si te desespera dale unas buenas nalgadas. ¿Para qué te gastas el tiempo hablando con ellos o tratando de hacerlos entender? Al fin y al cabo son niños y seguramente tienen la mente subdesarrollada.
4. Pídele que haga cosas que tú no haces. No te preocupes por el ejemplo. Tú eres el padre y le puedes exigir que se alimente bien mientras fumas, que limpie su cuarto mientras que tú no te sabes ni fajar la camisa o pedirle que respete a los demás mientras tú le recuerdas "a su mamá", a cada persona que se te cruza mientras maneja.
5. Ríete de sus equivocaciones. Una clásica equivocación de los hijos sobre la que les encanta reírse a los padres que no saben educar, es cuando le faltan el respeto a los mayores y en lugar de enseñar a respetar al niño se ríen, como si fuera correcto, provocando la incómoda sonrisa de los demás.
6. Deja que destroce todo a su paso (es un niño). Permítele que destruya cualquier cosa, en especial, si no es tu casa.
7. Consecuenta que no cumpla con sus responsabilidades. Es un niño ¿no? Ya habrá tiempo entonces para que aprenda responsabilidades, ahora ¿para qué?. Escuela, tender su cama o recoger algo, no puede estar dentro de las responsabilidades de un menor.
8. Permite el desorden. En su cuarto, en el baño, en la cocina, en donde sea, y de nuevo, sin no es tu casa ¡mejor!
9. Que lo eduquen otros. Si no, ¿para qué está la escuela? Y por supuesto, si se lo encargas a alguien como los abuelos, los tíos o cualquier vecino, que ellos se encarguen. Tú eres una persona demasiado ocupada.
10. Finalmente no consideres importante demostrarle tu cariño. Los niños están muy pequeños para darse cuenta de las cosas. Seguramente no vale la pena.

¿Qué es lo radical aquí?

Si ya hiciste todos los pasos anteriores, seguro ya estas llorando queriendo corregir ahora si, de forma tardía, a una persona que ya no te hace caso, que ya no te tiene en cuenta como autoridad y que no cree en nada de lo que le dices.

Si quieres tener hijos con una conducta apropiada en su vida y que los ayude y potencialice en su desarrollo como persona, tendrás que hacer todo lo contrario.

Entendamos que lo que nos da risa al principio, lo que no nos interesa o tratamos de una forma inadecuada, termina siendo un fuerte dolor de cabeza tarde o temprano. Seamos padres preparados y responsables.

Ten consciente lo que estás cosechando.

Si quieres aprender más sobre el tema, empieza ahora mismo el cuso on line a continuación.



Registro rápido con Facebook

Autor:




Psct. Mauricio Navarro

Psicoterapeuta Gestalt y Enfoque Centrado en la Persona por el Instituto Humanista de Psicoterapia Gestal SC.

Estudios en Terapia Racional Emotivo Conductual y autor de varios cursos on line para Terapia Radical.

Es uno de los fundadores de Puntoziego y Terapia Radical®.



Desarrolla tus Inteligencias
Precio Normal $1,090.00 MX
- Oferta $380.00 MX - Promoción termina en 3 días

Blogs relacionados

Amor y Límites
A los hijos: Aprecio Positivo Incondicional
Padre No es el que Engendra